El final de Game Of Thrones sigue dando que hablar entre el público. Y no precisamente para bien. Por eso, hemos decidido recopilar los 10 peores finales de series de televisión de los últimos años. Aquellos que los seguidores consideran decepcionantes, o que no están a la altura del resto de la ficción. Y sí, el de Game Of Thrones está entre ellos.

Atención, SPOILERS

Los Serrano

No podíamos empezar por ningún otro. El peor final por excelencia de la televisión española. Y mira que con El Internado también apostaron fuerte. Pero es que el final de Los Serrano ya ha trascendido a cultura popular. Y eso no lo hace cualquiera. Después de que Belén Rueda abandonase el barco en la temporada 7, la serie mostraba claros signos de fatiga. Y durante su final en la temporada 8, Diego (Antonio Resines) decidía suicidarse tirándose desde un puente.

Y de ese modo despertar en la cama de un hospital días después de su boda en la temporada 1. Todo había sido un sueño. 8 temporadas tiradas a la basura porque nunca existieron. Eso sí, los esfuerzos por intentar rejuvenecer a los niños (que ya no eran tan niños) y repoblar la calva de Resines no tienen precio.

Dexter

El final de Dexter es como poco, surrealista. Y precipitado. Eso también. Bien es cierto que desde la cuarta temporada, la serie no había conseguido superarse. Que también es difícil, la verdad. Pero el coma en el que acaba Deb tras conocer el secreto de su hermano fue un tanto irreal. Y que luego Dexter acabara con el tipo que lo había provocado en plena luz del día tampoco era propio del personaje.

No solo eso, sino que decide dejar a su hijo y a su nueva novia. Con los cuales se iba a ir a Argentina a empezar de cero. Y en lugar de eso desconecta a Deb, se monta en un barco con ella y la arroja al mar. Para después acabar engullido en una tormenta. Y NO MORIR. No, no. Acaba en Nebraska, de forma totalmente aleatoria. Nadie le reconoce. Nadie le busca. Vive en el anonimato. WTF?

Lost (Perdidos)

Después de haber planteado una mitología tan grande, era imposible que Lost acabara de una manera satisfactoria. Eran demasiados los misterios por resolver. Por no hablar de los arcos de los personajes. Que siempre han sido “lo primero” para los productores y sin embargo, algunos de ellos fueron masacrados durante su recta final.

Bien es cierto que el paralelismo entre el primer capítulo y el último es muy bonito. Pero esa realidad paralela que resulta ser un limbo donde todos se reúnen antes de ir juntitos ¿al cielo? es demasiado happy ending. Además de utilizar la explicación “lo hizo un mago” por doquier para explicar los grandes misterios. Algo totalmente fuera de lugar en una ficción que desde el principio abogó por tener una explicación realista y científica. Decepcionante.

Game Of Thrones

Esta zarza aún está candente. Y sobre ella ya hemos hablado al respecto. Tanto en nuestro recap del último capítulo como en el final alternativo que proponíamos hace unos días. Pero en reglas generales, lo que ha echado a perder Game Of Thrones ha sido su apuesta por la espectacularidad en lugar de profundizar en el verdadero corazón de la serie: el drama político. El juego de tronos.

Se pueden pasar por alto las elipsis temporales, los viajes espaciales y teletransportes varios. Eso es lo de menos. Pero el no haber disfrutado de más traiciones, celos y conversaciones con dobles sentidos. El haber tirado por tierra la evolución progresiva de Daenerys para volverla una loca desquiciada. La pasividad de Jon Snow, desaparecido en la última temporada. La pérdida de carisma de Tyrion. O que sólo hayamos podido ver a Cersei asomada a un balcón son la prueba de que esta serie merecía más.

Seinfeld

Lo cierto es que son pocas las comedias a las que se les acuse de haber tenido un final decepcionante. Su tono ligero hace que al final, si acaban de una manera poco acertada, no te duela tanto como esa serie de trama compleja que te tiene enganchado. Pero también es cierto que algunas comedias son tan brillantes que han pasado a la historia de la televisión por sus personajes o su crítica social. Y Seinfeld es una de ellas.

Considerada por muchos una de las mejores comedias de la historia, el final de la serie no convenció a los fans. A pesar de estar muy en la línea surrealista de la ficción. Los cuatro protagonistas son llevados a un tribunal donde todas aquellas personas de las que se han burlado o han hecho daño declaran en su contra. Y acaban los cuatro en la cárcel. Juntos, charlando sin más. Lo dicho, en el tono de la ficción.

Cómo Conocí A Vuestra Madre

Este fue otro caso de final polémico. Tras 9 temporadas esperando conocer la identidad de la madre de los hijos de Ted, ésta aparece durante la última temporada de forma intermitente. Conociendo de forma casual al resto de protagonistas excepto a Ted. Al cual finalmente conoce un par de escenas antes del final. Y es que tras conocerla, Ted les narraba a sus hijos un timelapse de cómo había sido su vida con su madre antes de que ésta muriera.

¡Bum! Sí, la famosa madre estaba muerta. Y al narrarle su historia  sus hijos se daba cuenta de que lo que sentía por Robin seguía estando ahí. Así que corre a presentarse bajo su ventana en busca de una segunda oportunidad. Fin. ¿Qué pensó el público? Que Ted se conformó y que siempre estuvo enamorado de Robin desde el principio. Adiós a la idea de amor verdadero. Y el hecho de que viésemos a la madre con Ted en apenas un par de escenas antes de que desapareciera por completo, no ayudaba en absoluto.

Los Soprano

Aunque si hablamos de finales polémicos, éste no podía faltar. Si Seinfeld está considerada una de las mejores comedias de todos los tiempos, Los Soprano está considerada una de las mejores series dramáticas. Y es, sin lugar a dudas, el fundido a negro más famoso de la televisión. Aunque de fundido tiene poco. Más bien corte a negro de golpe y porrazo.

Tony Soprano se reúne con su familia para cenar como tantas otras veces ha hecho. Sin embargo, no para de entrar gente sospechosa en la cafetería.  Bueno, más que sospechosa, gente en la que la cámara se detiene y enfatiza. Mientras, su hija intenta aparcar sin mucho éxito. Tensión y más tensión. Y cuando por fin lo consigue y va a entrar en la cafetería, Tony mira hacia la puerta y ¡ZAS! Negro. ¿Qué ha pasado entonces? Los productores decidieron este final para dejarlo a la interpretación de los espectadores, aunque con el tiempo han acabado confesando que, en su cabeza, Tony acaba siendo asesinado en ese dinner.

House Of Cards

El final de esta serie no fue polémico como tal, pero sí que estuvo envuelto en polémica. Ya que se tuvieron que hacer cambios de última hora debido a la desaparición del personaje de Kevin Spacey. El cuál había sido despedido por las acusaciones de abuso sexual que empezaron a proliferar en 2018. De modo que, aunque el personaje de Robin Wright era la otra gran protagonista de la ficción, la mayor parte del peso recaía sobre Spacey. Y eso no se pudo remediar.

Con la muerte del personaje de Spacey, decidieron apostar por darle a las tramas un mayor peso femenino. E incluso aprovecharse un poco del empoderamiento de la mujer gracias el personaje de Claire (Right). Pero sus últimos momentos fueron del todo surrealistas con el descubrimiento del asesino de Fran (Spacey). Al cual Claire acaba matando y girándose a cámara para decir “no más dolor”. #MeToo metido con calzador.

Dos Hombres y Medio

Otra serie envuelta en la polémica. Tras 10 temporadas, el actor Charlie Sheen era despedido por sus continuas disputas con Chuck Lorre (uno de los productores) y por pedir una subida excesiva de sueldo. En su lugar, se contrató a Ashton Kutcher para llenar el vacío dejado por el personaje de Sheen. Pero no fue suficiente. Y la fórmula se agotó 2 años más tarde. Sin embargo, incluso 2 años después de su despido, Sheen seguiría siendo recordado.

Y es que en el final, el personaje de Sheen (que sólo es mencionado) era arrestado y condenado a prisión. Pero en el último momento se descubre que han arrestado al hombre equivocado, y Charlie se encuentra de camino a su casa cuando es aplastado por un piano que él mismo ha encargado.  No solo eso, sino que se produce una meta-ficción donde el propio Lorre se ríe de la muerte de Sheen justo antes de que le caiga otro piano a él encima.

True Blood

Por último, nos dejamos de polémicas externas (e internas) a la ficción para hablar de un final que no tiene excusa para ser tan malo. La serie supuso una mirada adulta y sensual al mundo de los vampiros y hombres lobo en plena fiebre adolescente de Crepúsculo. Y apostó por bizarradas fantásticas dignas de Supernatural.

Sin embargo, el principal foco de atención recaía en el triángulo amoroso entre Sookie (Anna Paquin), Bill (Stephen Moyer) y Erik (Alexander Skarsgard). Y éste no resolvió con la elección entre uno y otro. Sino con el personaje de Paquin casándose con un hombre aleatorio y embarazada. Tanto mangoneo para nada.

1
Cuéntanos tu opinión

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Contestaciones
1 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más popular
1 Comentario del autor
Ruben Comentarios recientes del autor
  Subscribirse  
Notificación de
Ruben
Miembro

Pues a mi me gusto el de como conocí a vuestra madre xD