Non non biyori kawaii

Non non biyori es un anime que trata sobre recuentos de la vida. Desde una perspectiva occidental, nos parecería extraño imaginar a personas adultas consumiendo contenido shoujo japonés, que son aquellas series o mangas orientados a jóvenes del género femenino de japón.

Pero, profundicemos un poco con Non non biyori

Asimismo, el contenido shoujo tiene muchas variantes y no ha de ser confundido con otros géneros que causan controversia. Non non biyori, es un anime con una historia simple, llena de valores que un niño quizá no entendería.

La serie se desarrolla en Asahigaoka, una villa rural situada lejos de la ciudad donde unas chicas que aún no llegan a la adolescencia se mueven en un entorno campestre, sosegado e inofensivo. Non non biyori abarca algunos conceptos procedentes de la filosofía budista, que nos sumerge en una atmósfera de paz.

Por otra parte, el punto que divide la vida rural de los avances tecnológicos lo encontramos con un personaje llamado Hotaru, una chica que proviene de Tokyo. Sobre todo, los personajes adoptan una actitud desenfadada, lo que resulta adorable.

En cambio, el personaje protagonista Miyauchi Renge, es la más pequeña de todas y destaca por su inteligencia. En ausencia de niños en la villa, asisten personajes de diferentes edades a una misma clase, como se hacía hace años en lugares poco poblados.

La atmósfera zen

Finalmente, Non non biyori transmite una atmósfera llena de paz y tranquilidad, deja una sensación agradable cuando terminamos cada capítulo. Por esta razón, los conocidos “salary man” (término que se emplea para referirse a los trabajadores asalariados del país nipón) ven esta clase de animes que salen en la televisión japonesa.

Esto se debe a que, tras una jornada agotadora de muchas horas de trabajo, ver Non non biyori junto a la música de piano, la flauta o el sonido de la armónica, los paisajes naturales y los actos inocentes alejados del estrés. Hacen de la rutina una limpieza para el alma.