La Larga Noche ya ha comenzado. Tras meses y meses de especulación, ya hemos podido presenciar el enfrentamiento final entre los vivos y los muertos. 52 noches de rodaje y 80 minutos de batalla que no han defraudado EN ABSOLUTO. El capítulo 8×03 de Game Of Thrones es una maravilla que pone a fin a varias tramas y da comienzo a muchas otras. Y es que, con 3 episodios por delante antes del final, no tenemos NI IDEA de lo que va a ocurrir. Pero diseccionemos el capítulo por partes.

La Gran Batalla

Los 10 primeros minutos de capítulo se cocinan a fuego lento. Situando a todos los personajes (muertos de miedo) en sus posiciones para el enfrentamiento. Se masca la tensión. Ya que no hay señales de los Caminantes Blancos a pesar de que todos sabemos que están ahí. Y cuando menos lo esperábamos, ¡bum!, vuelve Melissandre. Tan tranquila, a caballo. Y enciende un halo de esperanza al incendiar las espadas de los Dothrakis.

Pero de poco sirve. Estos son aniquilados rápidamente para sorpresa del resto de personajes. Ahora sí que están acojonados. Y es entonces cuando las hordas de muertos empiezan a aparecer. Una masacre, vamos. Mientras, alejados del campo de batalla, Jon y Daenerys buscan montados en sus dragones al Rey de la Noche. Pero este no da señales de vida. No solo eso, sino que inunda el ambiente de una espesa niebla que impide ver nada.

El avance de los muertos es tal que nuestros protagonistas en el campo de batalla han de retirarse y volver a la muralla. No sin antes incendiar una barrera de fuego que les impida avanzar. Es entonces cuando hace aparición el líder de los Caminantes Blancos, atacando a Daenerys y Jon desde Viserion. Y ordenando a los muertos que crucen la barrera de fuego para atacar la muralla.

Las hordas de zombies suben por las torretas y consiguen pasar a la ciudadela. Allí nuestros protagonistas se ven superados. Incluso Arya tiene que huir de ellos dentro de varias alas del propio castillo. Siendo rescatada por el Perro y Beric Dondarrion, que muere en el intento. Es entonces cuando se reencuentra con Melisandre y toma una decisión.

Entre tanto, Jon y Daenerys consiguen que el Rey de la Noche caiga del dragón. Y por más de Daernerys mande a Drogon escupirle fuego, el líder de los muertos ni se inmuta. Es entonces cuando Jon decide atacarle directamente, pero el villano utiliza su poder para resucitar a los muertos. Provocando que tanto los caídos en el campo de batalla como los muertos en la cripta, vuelvan a la vida y ataquen a nuestros protagonistas.

El Rey de la Noche va directo hacia Bran, que es defendido por Theon y sus caballeros. Jon trata de impedirlo, pero aunque Daenerys le cubra al principio, dentro de la propia fortaleza ha de hacer frente al dragón de hielo. Impidiéndole el paso. No solo eso, sino que Danerys también cae de Drogon y es defendida por Jorah Mormont de las hordas de muertos que hay en el campo de batalla.

Todo parece perdido. Todos los protagonistas se encuentras superados y en apuros. El Rey de la Noche se dispone a matar a Bran cuando, de repente, aparece Arya y de una puñalada de vidriagón, acaba con él. Provocando el efecto colmena y que el resto de Caminantes Blancos también desaparezcan. Un plot twist en toda regla. Un final de batalla ESPECTACULAR.

Recuento de Bajas

Lo cierto es que esperábamos muchas más muertes en este episodio. Y aunque no íbamos mal encaminados en nuestra quiniela, los guionistas han sabido sorprendernos. Regalándonos muertes muy épicas. Como la de Lady Mormont, que es aplastada por un gigante tras asesinarlo al atravesarle un ojo con vidriagón. O la de Theon, que tras ser personado por Bran, corre a atacar al Rey de la Noche y es asesinado por éste.

También tenemos la de Beric Dondarrion, que se sacrifica para salvar a Arya del paso de los Caminantes Blancos. Cumpliendo así su destino otorgado por el Señor de la Luz. Lo que no deja de ser gracioso, ya que Arya lo había perdonado recientemente de su lista. También tenemos la muerte de Jorah Mormont, tras aguantar toda la batalla y proteger a Daenerys en la última parte de ella. Muriendo en los brazos de la Khaleesi como un héroe.

Pero no todos han tenido una muerte heroica. El pobre Ed ha muerto salvando a Sam en una muerte muy común y en parte previsible. Y aunque no ha sido heroica, sí ha sido sorprendente la muerte de Melissandre. La hechicera ya le deja claro a Sir Davos con su llegada que no vivirá para ver el alba. Y efectivamente. En el momento en que el Ejercito de la Noche cae, La Dama Roja se desprende de su collar y comienza a envejecer hasta convertirse en polvo. BRUTAL.

Mención especial también a los dothrakis de Daenerys, que fallecen nada más empezar el capítulo. Y a Viserion, que muere con el resto de Caminantes Blancos en el momento en que Arya acaba con el Rey de la Noche. La duda que nos queda es “¿qué ha pasado con Rhaegal?”.

Lo Mejor del Capítulo: Los Momentos Íntimos

Pero, aunque la batalla ha sido espectacular, si he de recalcar un momento son aquellos más íntimos y de relación entre personajes. Como era de esperar, ha habido poco diálogo en este capítulo. Pero tampoco ha hecho falta, porque con las miradas se han dicho muchas más cosas.

Por un lado, el cierre de la trama de Sansa y Tyrion. Donde ambos muestran el respeto que se tienen mutuamente e incluso llegan a fantasear sobre cómo habría sido si hubieran seguido casados. Ver a Tyrion besar la mano de Sansa antes de su posible muerte no tiene precio. Ni tampoco el zasca que les mete a Sansa Missandei al decirle que “sin Madre de Dragones ya estarían todos muertos”.

Por otro, todo lo concerniente a Melisandre. La Hechicera Roja ha vuelto para un único capítulo, pero ha cumplido todas las promesas que había predicho años atrás. La primera, la de su muerte, como le vaticina a Sir Davos nada más empezar el capítulo. La segunda, que volvería a ver a Arya. Y así ha sido.

Ambas se reencuentran después de que el Perro y Beric rescaten a Arya. Muriendo Beric poco después. Y como dice Melisandre, Beric ha cumplido el objetivo por el cual le Señor de la Luz le resucitó. Salvar a Arya para que esta pudiera acabar con el Rey de la Noche. Impresionante. Un capitulazo que nos deja con unas enormes ganas de ver qué sucede a continuación. La lucha por el Trono de Hierro, continúa.