Estamos de luto. LITERALMENTE de luto. Ya no solo porque es el final de una de las series de televisión más importantes de la última década. Sino porque para nosotros, como espectadores, también es el final de una época. Y el resultado no podía ser más decepcionante.

Por supuesto, habrá a quien le haya gustado el final. Desde luego no ha dejado indiferente a nadie. Más adelante escribiré un especial sobre cómo debería haber acabado Game Of Thrones bajo mi punto de vista. Y aquí intentaré limitarme a hacer el Recap del 8×06, “The Iron Throne” lo más objetivo posible. ¿A quién quiero engañar?

Preámbulos innecesarios

Diez escenas. De eso se compone este capítulo de 76 minutos que se hace largo hasta la extenuación para contar NADA. Diez escenas largas y muy mal escritas que nos hacen preguntarnos dónde están los magníficos diálogos de temporadas anteriores. Está claro que como productores y adaptadores David Benioff y D.B. Weiss son excelentes. Pero continuar sin la base de George R. R. Martin no les ha sentado nada bien.

Primera escena. Comenzamos el capítulo con Tyrion, que al igual que Arya en el capítulo anterior, recorre las ruinas de Desembarco del Rey. 10 minutos de relleno de algo que ya vimos el capítulo anterior. Todo para descubrir los cadáveres de sus hermanos (ATENCIÓN) con cuatro rasguños tras habérseles caído un edificio encima. ¿Why not?

Segunda escena. Jon trata de impedir que los Inmaculados sacrifiquen a los pocos supervivientes que quedan. “Ya se han rendido” les dice el bastardo. “No es suficiente. Órdenes de la reina” dice Gusano Gris. Bueno Jon, tal vez va siendo hora de que espabiles por si la chamusquina del capítulo anterior no había sido suficiente.

¡Por cierto! Arya sigue en Desembarco del Rey. ¿Cómo? ¿Y lo de huir a caballo? Parece que solo era para hacer el final bonito. Porque el caballo debió dar dos pasos y la pequeña Stark se bajó. Así que ahí sigue, siendo testigo de la celebración de los Inmaculados y los dothrakis por el ascenso de Daenerys.

Tercera escena. Daenerys da su típico speech de victoria. Solo que esta vez se le ha ido un poco de madre todo. Y los discursos de libertadora ahora suenan a loca con delirios de poder y grandeza. Una evolución de personaje que (aunque lógica) ha sido muy precipitada en 3 únicos capítulos. Por ello, Tyrion renuncia a seguir siendo su mano y la Khalessi lo hace prisionero. Y aunque Jon lo ve todo sigue sin hacer NADA. Y aunque Arya se teletransporta y le dice que espabile, el tío sigue viéndolas pasar.

El giro “inesperado”

Cuarta escena. Jon va a hablar con Tyrion. Porque por lo visto sigue sin estar convencido. Y aunque Tyrion en parte entiende por qué Daenerys ha acabado convirtiéndose en tirana y asume su culpa, trata de convencer a Jon para detenerla. Todo esto en una conversación larga y redundante, muy alejada de lo que solía darnos Juego de Tronos. Muy por debajo de lo que merece el personaje de Tyrion.

Quinta escena. Daenerys llega al trono de hierro. Lo ha conseguido. Lo toca. Fantasea con su yo infantil. Y llega Jon. Trata de convencerla de que acabe la guerra. Pero ella no va a recular. Nunca lo ha hecho. Así que ambos se besan y Jon la apuñala. ¡Bum! Ya era hora de que hicieras algo Jon. Toda la temporada en segundo plano con apenas 3 diálogos.

El caso es que Daenerys muere en sus brazos. Y eso a Drogon no le hace mucha gracia. El sufrimiento del dragón es la escena más emotiva de un episodio carente de emoción y epicidad. Todo lo que debía ser el final de Juego de Tronos. Total, que Drogon se cabrea, quema el Trono de Hierro (para nada, porque va a haber rey igual) y se marcha volando con el cadáver de la Madre de Dragones. Y, ATENCIÓN, fundido a negro.

Sexta escena. Elipsis temporal. Han pasado semanas desde la muerte de Daenerys. Tyrion sigue apresado. Jon también. Pero los señores de las casas más importantes de Poniente se reúnen en Pozo Dragón y ambos deben acudir. Tyrion por ser el último Lannister y Jon… ¿Por ser el último Targaryen? Ah, no. Que al final esa revelación no ha servido para absolutamente NADA.

El caso es que Gusano Gris y los Inmaculados han tomado la ciudad y dicen que no se van. Que quieren justicia para su reina. ¿Y por eso llevan 2 semanas con prisioneros y no se los cargan? ¿A qué están esperando entonces? Sansa les ofrece tierras. No las quieren. ¿Qué quieren? Sin sentido. No solo eso, sino que acceden a llevar a Tyrion al consejo pero a Jon no. Porque Jon mató a la reina y está prisionero. ¿Y Tyrion no? Otro sin sentido.

Total, que el consejo debe decidir qué hacer con Poniente. Y, tras un par de momentos de PURA COMEDIA (como la intervención de Edmure Tully), Tyrion propone a Bran como rey. Y el otro responde que “para qué cree que ha venido si no”. Vamos a ver Bran, tampoco te nos subas mucho…

Todos aceptan a Bran como rey y éste nombra a Tyrion su mano real. Pero Gusano Gris no está muy convencido. El enano debe pagar. Bran le dice que lo hará enmendando sus errores desde el gobierno. Pero Gusano Gris sigue sin ceder. Da igual. En la siguiente escena Tyrion ya aparece como Mano de Bran y nos quedamos sin saber cómo han convencido a Gusano Gris. Que, por cierto, acepta de forma muy fácil la votación de un nuevo rey. Lógica NOT FOUND.

Las despedidas

Séptima escena. Tyrion, ya como Mano, va a hablar con Jon prisionero. Y le dice que a él no sólo le han perdonado, sino que ahora será consejero de Bran. Pero que Jon, por haber cometido “traición” debe volver al Muro. Mala suerte. Esa ha sido la única manera de convencer a Gusano Gris. Pero vamos a ver, ¿qué potestad tiene Gusano Gris? ¿Por qué Bran si ahora es rey no libera a su hermano por que sí? Con hermanos así da gusto…

¿No se han quedado con el Trono asesinos de otros reyes? ¿Qué diferencia hay con Jon? Da igual. Jon el pusilánime acepta su destino trágico. Para ser así el héroe en la sombra de esta historia. Un final agridulce como Martin decía. Así que parte hacia el Muro para dar ese toque cíclico a la saga y que acabe como empezó.

Octava escena. Jon se despide de sus hermanos. Empezando por Sansa, que con dos ovarios ha dicho que aunque su hermano sea el rey, el norte va a seguir independiente. Y nadie le replica. De verdad, qué clase de broma es esta. Me parece maravilloso que Sansa sea lady de Invernalia. Pero que sea el único estado independiente y todo el mundo acepte… En fin, otro sinsentido más.

Arya tiene un final más coherente. Decide irse de aventuras para ver qué hay al oeste de Poniente, donde acaban los mapas. Toda una Cristóbal Colón. Y Bran… Pues eso. Que ahora es Rey, y se despide de Jon sin disculparse ni nada. Lo que tiene ser también el Cuervo de Tres Ojos y carecer de sentimientos.

Encima el que se disculpa es Jon. Mira chico, no se puede ser tan noble. Todo esto bajo la mirada de Gusano Gris. Que no está convencido de nada, pero que acepta llevarse a los Inmaculados de vuelta a Naath. A enterrar los restos de Missandei, suponemos.

Novena escena. Tyrion prepara la sala del consejo del rey. De nuevo, volvemos a la comedia con ese baile de sillas. Todo para una escena innecesaria con tintes de fan-fiction donde Sam se revela como el propio Geroge R.R. Martin escribiendo “Canción de Hielo y Fuego”. Bronn también está en el consejo. Tres escenas ha tenido este personaje esta temporada. Tres. Cada una peor que la anterior.

Total, que Bran dice que Drogon sigue en paradero desconocido y que se marcha a buscarlo con sus cuervos. Que el resto tome las otras decisiones importantes. Eso es un rey. Sí señor. Y así, discutiendo sobre “gobernar” la cámara se aleja y nos regala otro FUNDIDO A NEGRO. El tercero ya del capítulo, por cierto. Parece que no acaba nunca el capítulo. Se ve que quieren hacer un homenaje a los tres finales que tiene El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey.

Decima escena. Bueno, en este caso, un popurrí de escenas. De cómo ha acabado cada uno de los Starks. Bueno, de los Starks y Brienne. Que ahora es Comandante de la Guardia Real y decide cerrar su trama dedicándole unas bonitas palabras a Jaime. El hombre que la dejó tirada. Pues ok.

En cuanto a los Starks, lo dicho. Sansa coronada reina en el norte, Arya de excursionista y Jon al Muro. ¡Y se reencuentra con Tormund y Fantasma! ¡Hasta le da una caricia! Menos mal que el presupuesto ha dado para ese CGI. Y todos juntitos atraviesan el Muro para buscar un hogar mientras empieza a crecer una planta.

Espera, espera. ¿Ya crece una planta? ¿Ya se está acabando el invierno? ¡Pero si acababa de llegar! ¿Toda la serie advirtiendo que viene el invierno y solo ha durado medio capítulo? Bueno, era la broma final que nos tenía preparada la serie. Un final agridulce, que da para largo debate, pero que en mi opinión no está a la altura del resto de la serie. Y ojo, es con eso con lo que nos debemos quedar.

Juego de Tronos ha sido un espectáculo visual. Cine en televisión. Una verdadera epopeya que se ha convertido en un fenómeno social sin precedentes. Y que, aunque su final haya sido controvertido, desde luego no ha dejado a nadie indiferente. Por muchas más series así.

2
Cuéntanos tu opinión

avatar
1 Hilos de comentarios
1 Contestaciones
2 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más popular
2 Comentario del autor
Roberto CarretónEva Comentarios recientes del autor
  Subscribirse  
Notificación de
Eva
Invitado
Eva

Bravo! Toda la razón. Debemos quedarnos con eso, que la serie es una maravilla y aunque a nivel guión se les ha ido bastante, a la gente se le olvida otras cosas como la fotografia, efectos, bso…juego de tronos es una pedazo de serie y por eso mismo somos tan exigentes. Pero de ahi a menospreciarlo por el final…really, lo que dices Roberto, no se si nos encontraremos con otra serie de tal magnituz. Espero que si.