La Murlocadin vuelve a encontrarse en su elemento.

Mucho tiempo llevábamos sin saber nada del Paladín ni sus múrlocs. Aquella asociación que había desbancado al Chamán Aggro después su esplendor tuvo también su caída. Esta fue igual de dolorosa, pues en un abrir y cerrar de ojos, Blizzard apartó a la Murlocadin de las altas esferas del meta de Hearthstone.

Concretamente con un solo nerf, tan acusado y certero que parecía que Uther no se recuperaría jamás. El Líder de guerra ya no daría +1 a la defensa de los múrlocs, fue algo traumático, pero el tiempo le ha permitido volver al ruedo.

Y es que con la llegada de Kóbolds y Catacumbas, el Paladín ha recuperado algo su brillo dorado. No es que haya aparecido ningún múrloc en especial, pero un pequeño ajuste agresivo han hecho que vuelvan a estar de moda.

La Murlocadin vuelve a encontrarse en su elemento.
La Murlocadin vuelve a encontrarse en su elemento.

Cartas como Llamar a las armas o la Maza sin identificar están dando mucho juego a Uther, que ya ve renacidos hasta dos de sus arquetipos. Centrándonos en los múrlocs, estos pequeños diablos se beneficiarán de todo tipo de buffs y bonus, así como del eterno Malabarista de cuchillos.

Otra historia sería el Trepacavernas, ese nuevo esbirro que come aparte. En cualquier deck que base su estrategia en infestar la mesa, esta carta tendrá cabida. Y la Murlocadin no será menos. En cuanto te quedes sin fuelle, este bicharraco te permitirá aguantar lo que necesitas hasta la estocada final.

La Murlocadin supera su mayor nerf

El nerf al Líder de guerra se ha hecho notar, para qué mentir. Aunque estas nueva dinámicas en mesa hacen que puedas olvidarte de él. El Óraculo de Luz Fría también ayudará. De haber sacado al Líder, nuestros múrlos tendrán un aspecto robusto con el que poder reventar la cara del rival.

Pocos apostarían por el regreso de los múrlocs al meta de Hearthstone. Los nerfs al Líder de guerra y el Hacha del Guerrero dejaron las líneas agresivas del todo huérfanas. Y eso lo aprovechó la Zoolock. Pero estos diablillos de las profundidades parecen haber emergido para quedarse durante un buen tiempo.

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de