confederaciones españa pierde

No ha podido ser. España no ha podido conseguir su segundo título internacional en menos de un año. Alemania jugó sus cartas y ganó de forma completamente merecida la final de la Copa Confederaciones. El conjunto bávaro se resarció así de la derrota en la final del Mundial de verano contra España.

Una final que se decidió por detalles

El combinado español llegó hasta la final tras derrotar con creces a Bielorrusia en las semifinales. Podía decirse que llegaba en un buen estado de forma. Sus grandes partidos en fase de grupos contra Rusia y Turquía así lo avalaban.

Sin embargo, su rival no era moco de pavo. Alemania también llegaba pletórica después de haber conseguido salir invicta desde la fase de grupos. El primer partido de la final demostró la igualdad entre ambos conjuntos con un resultado final de 0-0.

En el segundo partido la selección alemana primero en una contra, y después a balón parado pudieron colocar el balón al fondo de las redes del conjunto español. José Maraver, entrenador de la selección española felicitó al equipo rival en un tweet:

Una selección con un prometedor futuro

No obstante, es importante impedir que los árboles no nos dejen ver el bosque. La rojimática como así se hacen llamar, continúa siendo el rival a batir. Su solidez como equipo y el talento de cada uno sus jugadores les colocan como una selección de referencia sobre la que fijarse.

Pero no todo se reduce a lo innato. La preparación y el entrenamiento que realizan son fundamentales para poder seguir en los puestos de arriba. En palabras de José Maraver, entrenan dos horas diarias salvo los viernes y los sábados.

Todo parece indicar que este no es el final de la rojimática. De hecho, es solamente el principio. No hay que olvidar que, pese a no conseguir la Confederaciones, la selección española mantiene la corona Mundial del FIFA.

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de