Desde Valve han puesto en marcha el Custom Game Pass, para apoyar a los desarrolladores de juegos personalizados y ofrecer a los jugadores contenidos adicionales en el Dota 2. Con ello se esperar crear un método para recompensar el gran trabajo de los desarrolladores además de seguir animando a crear nuevos mapas y formas de juego.

Este no es el primer intento de Valve en intentar monetizar el esfuerzo de los usuarios en juegos gratuitos como pasó en The Elder Scrolls V: Skyrim mediante Steam. Sin embargo, esa iniciativa no duró mucho y se desechó rápidamente.

Desde la compañía avisan de que los juegos personalizables en el Dota 2 seguirán siendo gratuitos, incluso los que ofrecen el Custom Game Pass. Esta nueva iniciativa sólo dura 30 días desde el momento de la adquisición, ya que se pretende conseguir que los desarrolladores no pierda el ritmo de creación y mejora y que además, los jugadores tengan una visión más clara de lo que ofrece el contenido.

Los juegos disponibles con la opción de Custom Game Pass, serán elegidos por el equipo de Dota 2 y “estarán limitados a un pequeño número de juegos de alta calidad que hayan sido aceptados y probados por la comunidad. Comprado el pase, estás apoyando directamente al creador del juego y consiguiendo contenidos extras.” Dice el equipo de Dota (link)

Por ahora, el primer mapa con el Custom Game Pass es el Roshpit Champions creado por ChalkyBrush, por el precio de $1. En caso de que el jugador no esté contento con su compra, tendrá un periodo de 48 horas para que le devuelvan el dinero.

Gracias a esta iniciativa, se promociona y apoya a los desarrolladores a la vez que otorga más posibilidades a los jugadores. Con este tipo de ideas, parece que desde Valve se quiere volver a aquellos orígenes del Dota, el cuál empezó siendo un juego personalizado del Warcraft 3.

Dejamos un vídeo oficial de Dota 2, enseñando las funcionalidades del nuevo Hammer, la herramienta que permite crear estos juegos personalizables.

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de