El primero de los dos mapas anunciados por Blizzard como innovación en Máquinas de Guerra, Resistencia en Braxis, ya puede probarse en el Reino Público de Pruebas, donde puede comprobarse que no se parece a ninguno de los diez mapas actuales.

Resistencia en Braxis es un mapa pequeño de dos líneas, el tercero de este tipo junto con Campos de Batalla de la Eternidad y Minas Encantadas. El funcionamiento, por otra parte, se asemeja al de Condado del Dragón, en el que es necesario capturar y mantener dos puntos de interés para desencadentar el evento. En este caso, cuando uno de los dos equipos ha mantenido ambas balizas por un tiempo determinado, oleadas de zerg inundarán las líneas, arrasando todo a su paso.

En las partes superior e inferior del mapa se hallan dos celdas de contención, perteneciendo cada una de ellas al equipo más próximo. Una vez se encienden las balizas, se activa una de las celdas de cada línea, de forma alterna para cada lateral. Controlando ambas balizas, la celda correspondiente a ese equipo comienza a llenarse de zergs, y se abrirá tras un corto intervalo de tiempo (~30 segundos).

zergs en Resistencia en Braxis
Celdas de contención

 

El equipo que haya alcanzado el límite dispondrá de una fuerza considerable, desde pestelings y zerglings hasta ultraliscos y señores de la prole, que avanzarán por la línea arrasando todo a su paso. Los adversarios también dispondrán de su propia horda, en función del tiempo que hayan logrado mantener ambas balizas.

En el mapa se encuentran cinco campamentos, uno de agresores y uno de asedio en cada lateral, estando el centro dominado por un inmenso arcángel, poderosa variante de los vikingos terran. Multitud de bancos de niebla en la zona central incitan a realizar emboscadas sobre un equipo desprevenido durante la captura de las balizas. Sobre la línea superior y bajo la inferior hay esferas de regeneración que reaparecen periódicamente (innovación que únicamente se había visto en Caverna Perdida).

arcangel infestado en Resistencia en Braxis
Arcángel infestado

De forma similar a Minas encantadas, Resistencia en Braxis puede llegar a resultar demasiado duro para el equipo que haya perdido en el primer evento, de forma que por lo general las batallas no serán muy largas (~12-15 minutos); sin embargo, en caso de que ambos equipos alternen la posesión de ambas balizas o impidan de forma efectiva que el adversario las mantenga por demasiado tiempo, se puede llegar a superar la barrera de los 25 minutos.

Como es de suponer, en este mapa los combates de equipo y las escaramuzas están a la orden del día, aunque siempre subordinadas a la toma de las balizas. Por esto, héroes con buen reposicionamiento (como Falstad o Medivh) podrían demostrar ser excelentes elecciones. Por otro lado, la limpieza de líneas es fundamental, ya sea para contrarrestar la horda enemiga de zergs que cargue contra las fortalezas o para apoyar la propia, así que especialistas con gran control de área (como Gazlowe) serán también valiosos aliados.

Un poco de Historia sobre Braxis

El planeta Braxis fue originalmente una colonia protoss, que se vio forzada a abandonar el lugar debido a una serie de tormentas psiónicas. Años después, la Confederación Terran tomó el control del planeta, dándole su nombre actual, y durante la Guerra de las Especies (Brood Wars) se convirtió en una fortificación del Directorio de la Unión Terrestre. Allí se escondió el disruptor psiónico, un ingenio tecnológico que permitía interferir en las conexiones sinápticas del Enjambre, con el resultado de poder enfrentar y controlar a los zerg. Fue la infestada Sarah Kerrigan, con la ayuda del Dominio y Arcturus Mengsk (interesado en acabar con sus opositores) quien libró a su ejército de la influencia del disruptor y eliminó al Directorio del planeta.

¿Has tenido ocasión de ver o probar este mapa? ¿Cuáles son tus impresiones y experiencias particulares? Asegúrate de compartirlas en la sección de comentarios, más abajo.

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de