@lolesports

“Durante muchos años, Riot se ha centrado en construir la escena eSports de League of Legends en un deporte global que tenga una trayectoria de años”.

Así comienza la misiva con la que la compañía ha anunciado los esperados cambios para la LCS europea, que os sintetizamos a continuación:

Nuevo formato

En 2018 las partidas serán al mejor de uno (Bo1), y no al mejor de 3 como hasta ahora.

Riot alega que el cambio a Bo3 fue recibido positivamente cuando fue introducido, pero a largo plazo se convirtió en una traba que reducía el nivel de atención de los espectadores a lo largo de la temporada.

El Bo3, asegura Riot, “ha provocado que ver la EU LCS sea más difícil y menos disfrutable”.

Además del nuevo formato Bo1 la LCS europea pierde el stream doble y se centra en una única retransmisión.

Todo con la intención de que “exista una menor exigencia de tiempo y dedicación a los fans y que les sea más sencillo seguir las partidas de varios equipos”, lo que hará de la liga una competición “más accesible para los fans”.

Cambio de día

Las partidas de la LCS europea se jugarán viernes y sábados a partir del 19 de enero.

El cambio de día se suma a los cambios en el formato y reduce en un día la duración de la competición semanal. La decisión se tomó en base a varias encuestas que colocaron a los sábados como el día preferido por los jugadores para ver partidas.

Sobre la hora de emisión, Riot informa que todavía se están barajando varias opciones. La de las 5 de la tarde, sin embargo, es la que más les convence por ahora.

Adiós a las promos

Los equipos que compitan en la temporada 2018 lo harán durante todo el transcurso de la misma.

En la última temporada, recordemos, los equipos solo tenían garantizada su participación en uno de los dos splits.

Este cambio facilitará a los equipos hacer sus planes a largo plazo. Teniendo así “más seguridad a la hora de invertir en infraestructuras, patrocinadores, plantilla y estrategias de equipo”.

Es la primera de varias medidas para “construir una liga más estable”, aseguran.

Más dinero

“Vemos un futuro en el que los equipos, los pros y Riot combinan esfuerzos para que compartir el éxito de la liga sea un objetivo común”.

Así justifica Riot los cambios a nivel económico anunciados para la temporada entrante.

“Construir una base económica común con los beneficios de la liga” es la intención, aunque aún está “en fase temprana”.

Por el momento, y como solución temporal, “el apoyo financiero a los equipos será mayor este año”.

La meta última, recalcan y reiteran, es crear un ecosistema económico del que todos saquen tajada. Similar al que pondrán en marcha en la liga americana.

Bye Challenger Series

La Challenger Series desaparece y da paso a un nuevo torneo.

El nuevo torneo tiene como fin encontrar talentos y equipos locales a lo largo y ancho del territorio europeo.

“Nuestro apoyo en toda Europa será mayor para cualquiera que aspire a ser pro, para que puedan participar en la competición sin importar su país de origen”. Los equipos ganadores de varias competiciones locales “se clasificarán para un torneo pan-europeo que tendrá lugar dos veces al año”.

La idea es “crear un mejor entorno competitivo para pros ajenos a la EU LCS, más oportunidades para que demuestren su talento y un entorno que promueva la incorporación de pros a la escena”.

El texto promete más detalles sobre esto último en las próximas semanas.

Franquicias en 2019

Pero eso no es todo. La compañía se atreve a adelantar algunos de los futuros cambios de cara a la temporada de 2019.

El sistema de franquicias que se probará este año en la LCS de Norteamérica también se verá en la LCS de Europa.

Por último, Riot alude a los seguidores para reconocer que no estarían hoy donde están “sin el apoyo de los fans de la EU LCS”, a los que quieren dar las gracias por “ser una enorme parte de la liga”.

 

 

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de