H2K

Parece que H2K Gaming (H2K) quería olvidar la partida de ayer contra Unicorns of Love y conseguir lo que ayer se les escaparon de las manos: la victoria. Pero se enfrentaban a Misfits (MSF), rival que venía de ganar a Fnatic, el rey de la competición.

Era un rival a temer y sabían que no sería una partida fácil. De hecho, pudo sentirse el respeto de ambos equipos entre sí en la Grieta por la poca acción que se desarrolló a lo largo del encuentro.

H2K gana a Misfits gracias a una ultimate

La partida empezó con un ritmo muy lento. Ambos equipos estuvieron farmeando en los primeros compases del combate. Hubo pequeños intercambios de daño entre los jugadores pero no llegaban a desencadenar la pelea.

La acción estalló en el minuto 16 cuando Misfits conseguía por fin la primera sangre. Esta acción les permitió conseguir varios objetivos del mapa y más muertes sobre H2K. Parecía que Misfits no tendría ningún problema en llevarse la partida.

Pero H2K le dio la vuelta al enfrentamiento. En el minuto 26 consiguió terminar con varios miembros de su rival en la zona del Baron Nashor, jugada que les hizo conseguir el bufo del monstruo épico y adelantarse en el marcador de oro. Además, pudieron derribar varias torres y ganar varias peleas.

Aunque el momento clave del encuentro llegó al minuto 34. Una ultimate desacertada de Barney «Alphari» Morris combinada con la falta de visión de MSF sentenció la partida. H2K aprovechó la mala posición de sus oponentes y los flanqueó, consiguiendo por segunda vez el bufo del Baron.

A partir de ese momento, lo único que tuvo que hacer H2K fue presionar con la mejora la base de MSF para llevarse la partida.