La nueva actualización aún sin fecha

Los hackers y tramposos son un dolor de cabeza para toda desarrolladora de videojuegos. Hasta hace unos pocos años que estas personas pudieran ir a la cárcel por hacer trampas sería impensable. Sin embargo, debido a la subida de popularidad de los eSports y con grandes inversiones de empresas detrás, esto ya está ocurriendo.

Tencent ha iniciado una purga en el PUBG para limpiar de tramposos el juego. Para ello se ha unido a la policía china, lo que ha supuesto el arresto de 120 personas que creaban programas para otorgar ventajas dentro del juego, según cuenta Bloomberg. Entre los programas más demandados, se encontraban algunos de Rayos X para ver a través de las paredes o los famosos Aimbot, para ayudar a disparar.

PUBG es sin duda el videojuego del momento, rompiendo récords cada día que pasa. Los equipos profesionales como SK Telecom, están empezando a formar escuadras y pronto habrá un torneo de PUBG en el IEM de Katowice.

Por ello Tencent no se puede permitir que el número de hackers en el juego siga creciendo. Hace poco banearon a un millón y medio de jugadores, pero no es suficiente.

«PUBG atraviesa una especie de pubertad y los tramposos amenazan con obstaculizar su crecimiento», dijo Kim Hak-joon, que analiza acciones de juego para Kiwoom Securities Co. de Corea del Sur. «Los tramposos principalmente alejan a nuevos usuarios. Sin retener nuevos usuarios, PUBG no podrá consolidar su éxito inicial y convertirse en un éxito duradero».

La mayoría de los hackers del PUBG son de China

Los jugadores chinos representan 10 millones de los jugadores de PUBG activos en las últimas dos semanas. Por comparar, Estados Unidos tiene 2 millones y el resto del mundo suman 8 millones. Tecent sabe que la mayoría de hackers provienen de China y por ello se está poniendo tan duro allí.

Las personas condenadas se pueden llegar a enfrentar a cinco años de prisión o más en China. Habrá que ver como de efectivo llega a ser empezar a meter en la cárcel a estos jugadores.