adicción a los videojuegos portada

En junio de 2018 la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó la adicción a los videojuegos entre las conductas más dañinas relacionadas con la tecnología. Ahora ya es oficial: es una enfermedad mental.

Tan solo por detrás del uso excesivo de internet, ordenadores y teléfonos móvil, la OMS ha incluido la adicción a los videojuegos en su lista de enfermedades mentales modernas. Ahora forma parte de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE).

Aunque por todos es sabido que los videojuegos pueden tener beneficios positivos en la salud, también se conoce que el uso excesivo de los mismos puede acarrear todo tipo de problemas. Por ello, la 72ª Asamblea de Salud Mundial ha aprobado la propuesta de la OMS y ha admitido la adicción a los videojuegos como enfermedad mental.

¿Tengo adicción a los videojuegos?

La OMS define la adicción a los videojuegos como “un patrón de conducta persistente o recurrente con los videojuegos. Puede ser online u offline. Se manifiesta a través de un control dañino al jugar, del incremento en la prioridad que se le da al juego (que jugar tenga preferencia por encima de otros intereses de la vida o actividades cotidianas), y de la continuación del juego sin que importen las consecuencias negativas que se presenten”.

De este modo, si quieres saber si tú o alguien padece adicción a los videojuegos,  sobre todo debes fijarte en si jugar le impide realizar otras actividades y se ha convertido en la prioridad. Además, si esto le afecta de forma negativa y aún así continúa jugando, posiblemente padezca esta enfermedad mental.

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de