Cada poco tiempo saltan noticias sobre alguno de los escándalos de eSports que rompen la belleza y el buen juego de los deportes electrónicos. El dopaje de algunos jugadores; partidos amañados como los que se vivieron en CS:GO y en StarCraft II; varios intentos de abusos sexuales en los eventos de FGC o el reciente desastre de apuestas de CSGO. Todo esto sin contar con el drama constante que se vive dentro de la escena competitiva.

Lo peor es que cada vez se producen con mayor frecuencia. En términos generales, puede ser debido al enorme incremento tanto en espectadores como en inversión económica… vamos a desarrollar un poco la razón por la que no paran crecer los escándalos de eSports.

La falta de profesionalización

Nunca antes en todo la historia de los eSports, se había despertado tanto interés entre los inversores. Según los analistas de Superdata, la industria eSports tiene una valor actual de $748M con un potencial de llegar a los $1.9B.

Este incremento económico en las inversiones, viene seguido de un crecimiento brutal sin ningún tipo de orden que sólo está dando lugar a muchos problemas. Desde sus comienzos, está industria se ha caracterizado por su falta de regulación en la que todo el mundo podía hacer lo que quisiera, llegando a realizar contratos que acabaron en escándalo, como el de la casa de apuestas de Lotto de CSGO.

Sin embargo, poco a poco se está comenzando un proceso de regeneración y de purga dentro de los eSports que está empezando a dar resultados. Cada vez hay más espectadores y más personas pendientes de los actos de las organizaciones y de personas individuales, por lo que tienen más fuerzas a la hora de señalar responsables cuando un escándalo sale a la luz.

Los espectadores y fans de los eSports

Siguiendo con la anterior idea, los números de espectadores en Twitch, Youtube o en las televisiones, han vivido un incremento espectacular. El resultado a sido que los gamers profesionales se hayan hecho famosos y ganado miles de seguidores. Esto ha encendido una luz de alarma en las empresas, que ya están luchando entre ellas por ser el sponsor oficial de los mejores gamers de eSports.

Cómo el número de los actores en la industria eSports cada vez es mayor, esto da lugar a que las filtraciones se den con mayor frecuencia. Por ejemplo, si un jugador ve algo que él considera que no es ético, pensará inmediatamente en contárselo a alguien con capacidad para denunciar este hecho.

Un ejemplo fue el acoso sexual que pasó en los pasados FGC, en la que Noel Brown un jugador TOP de Norte América en juegos de luchas, fue pillado y castigado severamente, con dos años de expulsión de los torneos.

El hombre de blanco a en el centro

Futuro de escándalos en los eSports

Todo esto está llevando a una progresiva regulación del sector para poder operar dentro de un marco legal que ofrezca protección frente a los abusos. Sin embargo y al igual que en cualquier industria, siempre habrá cierto nivel de corrupción y de escándalos.

Para reducirlos al máximo, es nuestra responsabilidad como miembros de la comunidad de eSports el denunciar estos hechos, mediante las redes sociales, la policía o mediante un periodista que pueda proteger tu anonimato.

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de