profesionalización

Las cifras que manejan los conocidos como deportes electrónicos no paran de crecer. Así lo ha revelado recientemente la compañía Newzoo que en uno de sus últimos estudios prevé un aumento del 38% con respecto al año 2017 en los ingresos de este sector. De esta forma, la suma de dinero que se espera alcanzar con los eSports para este 2018 superaría los 900 millones de dólares, una cifra nada desdeñable que provendría en su mayoría de los patrocinios y la publicidad, aunque también se espera una incremento en el número de entradas de las diferentes competiciones que se llevan a cabo en todo el mundo debido al aumento paulatino de espectadores que prefieren disfrutar en vivo de estos macroeventos.

La publicación de esta información viene a confirmar el increíble momento que vive esta disciplina deportiva en la actualidad. En los últimos años lo que comenzó siendo como una diversión minoritaria se ha convertido en todo un fenómeno social que ha llegado para quedarse. Gracias a plataformas como Twitch o YouTube la visibilización de estos deportes electrónicos se ha disparado, dejando incluso escenas en disciplinas deportivas tan populares como el póker que pasarán a la historia de los grandes momentos de este deporte. Además de esto, la incursión de grandes empresas nacionales e internacionales en este mercado a través de la creación de equipos propios ha despertado el gusanillo de todos aquellos que veían esto de los eSports con cierto escepticismo.

Así, en la cresta de la ola, se espera los eSports se conviertan en un futuro en una práctica profesional perfectamente regulada y asentada en la sociedad. Ser jugador profesional de League of Legends será tan normal como dedicarse a la administración de empresas. Pero para poder llegar a ese punto, las nuevas generaciones necesitan una formación previa que sirva como base para esa profesionalización. En los últimos años hemos visto cómo este mercado ha creado diversas estructuras de formación educativa centradas especialmente en el ámbito universitario. De este modo, desde septiembre de este mismo año será posible estudiar un Grado en eSports en la universidad de Staffordshire y desde hace dos, los estudiantes de la Universidad de California de Irvine pueden beneficiarse de un programa especial que ofrece diez becas para jugadores de League of Legends, alcanzando así el mismo nivel que el resto de deportistas universitarios.

Es precisamente en esta línea, en la de ofrecer ayuda económica a aquellos que quieran formarse en este entorno virtual, en la que están trabajando la asociación FGY (Find Your Grind), dedicada a la orientación laboral de los más pequeños, y la compañía de eSports ReKTGlobal. Ambas han llegado a un acuerdo para ofrecer de manera anual un total de 450.000 dólares en becas de formación para todos los jóvenes que deseen especializarse en los deportes electrónicos. A diferencia de lo que ocurre con las ya mencionadas becas de la Universidad de California, estas ayudas no estarán centradas en una única disciplina sino que son mucho más flexibles. Se otorgarán sin tener en cuenta una educación previa en este ámbito ni las habilidades deportivas de cada aspirante y se contempla que el dinero pueda emplearse de diversas maneras, incluso fuera del ámbito universitario.

La información que se tiene sobre esta nueva modalidad de ayudas irá aumentando en las próximas semanas a medida que FYG avance nuevos datos. Lo que se conoce por el momento es que los requisitos que se valorarán para poder acceder a una de estas becas serán los propios antecedentes académicos de los aspirantes así como sus aspiraciones y proyecto de futuro.

Con este nuevo movimiento de ficha, tanto FYG como ReKTGlobal, encargada en este proyecto de llevar a cabo el plan de estudios, quieren poner en valor a los eSports como una industria viable y en auge que ofrece un futuro factible a nivel profesional. Eso sí, también destacan que para poder entrar a formar parte de ella se necesita talento y trabajo personal, algo imprescindible si se quiere lograr el éxito.