Propiedad de Aurelie Bellacicco

Aunque cada vez es mayor la importancia de la mujer en el mundo de los videojuegos y eSports, la realidad es que las gamers siguen sometidas a insultos, vejaciones y menosprecios solo por su género.

Cada vez son más las iniciativas que surgen con el objetivo de normalizar la situación y concienciar a los jugadores. ¿La última? #MyGameMyName.

¿Cuánto influye tu nick?

MyGameMyName es una iniciativa portuguesa creada para luchar contra esta desigualdad. Y lo hace demostrando cómo de diferente es el comportamiento de algunos jugadores dependiendo de si se enfrentan a un hombre o a una mujer.

Decidieron juntar a una serie de gamers y les hicieron jugar escondidos bajo apodos ‘femeninos‘. El resultado de su experimento dejó una conclusión clara. Simplemente por el hecho de tener un nick ‘femenino’ vas a ser tratado mucho peor.

En su web se pueden ver fragmentos de estas partidas. Los jugadores recibieron insultos y frases vejatorias de todo tipo solo por la condición de, en teoría, ser mujeres. Los resultados de este experimento no son nada nuevo. Han sido muchas las gamers que han han abandonado el juego hartas de este tipo de trato.

Resultados que no pillan por sorpresa

Uno de los casos más sonados fue el de María ‘Remilia’ Creveling. Se convirtió en una de las mejores jugadoras de LoL del momento, pero los insultos pesaron más que las victorias. Cuando se clasificó con Renegades para la Challenger Series de 2016, las críticas y los comentarios sexistas fueron tantos que tuvo que dejar de competir.

María 'Remilia' Creveling. Propiedad de hkesports.com
María ‘Remilia’ Creveling. Propiedad de hkesports.com

Hace no mucho, Marina Amores, la creadora del evento ‘Gaming Ladies‘ reconoció que había llegado a padecer problemas de salud debido a la lluvia de críticas e insultos que recibió por querer organizar un evento gaming únicamente femenino. El año pasado la segunda edición de Gaming Ladies tuvo que ser cancelada porque no podían garantizar la seguridad de las asistentes.

Estos son solo dos ejemplos de la situación que todavía viven las mujeres gamers. Aunque queda un gran camino por recorrer, iniciativas como MyGameMyName ayudan a darle visibilidad al problema y a intentar que la gente se de cuenta de que las mujeres tienen el mismo derecho que los hombres a disfrutar de los videojuegos.

 

 

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de