De nuevo Francisco A. Déniz, diputado de Podemos en Canarias, es el polémico protagonista de este titular. El político ha acusado a la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias y a Coalición Canaria de mala gestión. Concretamente no ve bien que se utilicen fondos públicos para promocionar el negocio privado de los videojuegos en general y de los eSports en particular.

Tal como ha declarado, el parlamentario considera que Soledad Monzón, consejera de Educación,  «comete una indecencia» al »usar dinero público para hacer propaganda para las grandes multinacionales de los videojuegos».

El impulso canario de los eSports

Estas acusaciones llegan después de que el Gobierno Canario lance iniciativas de promoción de los deportes electrónicos. Junto con Coalición canaria están activando sus ayuntamientos para realizar actividades como una liga escolar en centros públicos.

Según Déniz, estos fondos son para beneficio de intereses particulares de empresas que venden una actividad ‘adictiva’. Defiende que la consejera «no ha tenido en cuenta ni siquiera las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre la inclusión como enfermedad del trastorno producido por la adicción a los videojuegos».

«La Consejería se ha saltado los acuerdos que se han aprobado en el Parlamento respecto a tomar medidas contra la obesidad y el sedentarismo. Incluso ignora que los juegos electrónicos competitivos han sido excluidos de la Ley del Deporte», explicaba Déniz. El diputado ya protagonizó otra polémica en octubre de 2017, cuando se aprobó esta Ley del Deporte. 

El diputado de Podemos hace un llamamiento a madres, padres y educadores. Pide que, desde las instituciones se evite fomentar este tipo de prácticas. Ha solicitado también una compadecencia para que Monzón de explicaciones. Quiere que clarifique esta medida y otras relacionadas con el reparto de consolas a profesores de educación física.

Según Francisco A. Déniz el impulso de los eSports es una mera excusa para estrechar lazos con las grandes empresas. Declara, además, que «la comunidad educativa está indignada y se movilizará contra esta liga escolar de videojuegos de Canarias. Pues la Consejería no ha escuchado las demandas de las asociaciones de padres y madres». Habrá que esperar para ver si las declaraciones del diputado son ciertas.