4 mejores Free To Play

Valve no vende sus juegos en Steam, sino suscripciones que nos permiten el acceso a ellos y a los servicios de la plataforma. Así lo dice la compañía y así se especifica en sus cláusulas, pero el Tribunal de París de Primera Instancia lo ha visto de otro modo y ha decretado que, a partir de ahora, los usuarios que adquieren un producto en Steam están comprando una licencia digital y no una suscripción, según ha informado el medio Next Impact.

El tribunal falla en favor de la Federal Union of Consumers, que lleva años demandando a la compañía por el Acuerdo de Suscripción de Steam. La corte francesa ha considerado “inaceptables” hasta 14 cláusulas de Valve. Entre ellas se encuentra la que permite a la compañía norteamericana reembolsarse los fondos de los monederos de los usuarios que  dejan el servicio. También indican su falta de responsabilidad con el uso de las contraseñas y los inicios de sesión. Además, señalan la cláusula que ofrece al editor castigar a los jugadores por incumplimiento de las reglas de «sentido común» o «reglas básicas de comportamiento». Estas disposiciones no se encuentran demasiado claras para la justicia, pues «los consumidores no pueden determinar a qué comportamientos se refiere».

Los juegos de Steam podrían ser revendidos entre usuarios

Pero es, sin duda, la cláusula de reventas digitales la que ha suscitado mayor polémica. Esto ha derivado en el fallo de la corte francesa, que ha calificado las adquisiciones de Steam como licencias digitales y no como suscripciones, lo que podría permitir que los juegos puedan revenderse. Y es que los franceses consideran que esta práctica viola las Leyes de la Unión Europea en lo referente al libre movimiento de productos a través de ella.

Valve ha mostrado su desacuerdo con la decisión del tribunal y anuncia que habrá apelación. También ha querido dejar claro que mientras el caso siga abierto la decisión no tendrá efecto sobre Steam.