Cadence of Hyrule portada

La música es un aspecto fundamental en un videojuego. No solo nos introduce en el ambiente del título, sino que también proporciona pistas, ayuda a saber si hemos cumplido todos los objetivos de una zona o nos advierte de si hay enemigos cerca. El estudio canadiense Brace Yourself Games le da una auténtica vuelta de tuerca al uso de este elemento en sus juegos. Convierte la música en la mecánica principal. Un claro ejemplo de ello es Cadence of Hyrule: Crypt of the Necrodancer Feat. The Legend of Zelda. Tras haberlo jugado entero, os traemos un análisis de Cadence of Hyrule al completo.

Este spin-off exclusivo para Nintendo Switch apareció por primera vez en el Nindies Showcase de marzo de este año causando gratas sorpresas tanto entre los amantes de la saga The Legend of Zelda como entre los que disfrutaron del Crypt of the Necrodancer original. Finalmente, en la conferencia de Nintendo de este último E3 se desveló su fecha de salida.

Análisis de Cadence of Hyrule. La melodía del héroe

Como hemos dicho bien antes, Cadence of Hyrule es un spin-off y no pertenece a la línea temporal de la saga The Legend of Zelda, aunque sí se desarrolla dentro de su universo. Aunque mejor, para no haceros un lío, os resumiré el argumento de su historia.

Cadence, la intrépida exploradora protagonista del roguelike rítmico Crypt of the Necrodancer, aterriza sin saber por qué en Hyrule a través de un portal interdimensional. Allí un malvado hechicero llamado Octavio se ha hecho con el reino usando un laúd dorado para sumir en un sueño profundo al rey. Tendremos que elegir entre Link o Zelda para combatirle y liberar Hyrule de su dominio. No sin antes reunir los cuatro instrumentos mágicos que custodian los paladines de Octavio y cuyo poder bloquea la entrada al centro del castillo.

Octavio

Escoger entre un personaje u otro únicamente alterará el punto de partida desde el que comenzaremos la aventura. Si somos Link nos despertaremos en su conocida casa, mientras que si somos la princesa Zelda despertaremos en el castillo junto a Impa y deberemos atravesar una pequeña habitación para llegar al exterior. A partir de ahí, el mapa y la historia no variarán entre ambos protagonistas.

El juego en su totalidad recuerda a A Link to the Past, el gran clásico de Game Boy, tanto por su estética como por su perspectiva aérea. De Crypt of the Necrodancer toma elementos como la disposición de las mazmorras que iremos encontrando o el uso de la música y el ritmo para casi cualquier acción que realicemos.

Estética

Mueve tu cuco al compás que marca la Trifuerza

La mecánica principal de Cadence of Hyrule está centrada en la música y, sobre todo, el ritmo. Como mencionábamos en el párrafo anterior, este título bebe mucho de Crypt of the Necrodancer.

Para empezar, tendremos un mapa dividido en pantallas cuadriculadas y distintas zonas con entornos diferentes. Habrá que irlas explorando una por una para desbloquear zonas desconocidas del mapa. Desde el Castillo de Hyrule hasta el lago Hylia, pasando por la aldea Kakariko, el juego recrea a la perfección las localizaciones más típicas de la saga perteneciente a Shigeru Miyamoto.

Mapa

Al llegar a una zona del mapa sin desbloquear, esta estará repleta de enemigos y empezará a sonar la música ¡Comienza el baile! En la parte inferior de la pantalla saldrá una especie de metrónomo con unas barras horizontales que marcan el compás y que confluyen en la Trifuerza. Ese es el momento que tendremos que aprovechar para movernos por las casillas (dentro de la cuadrícula del área de combate) y efectuar los ataques con Link, Zelda o Cadence. Una vez acabado con todos los enemigos, la música bajará de intensidad y podremos movernos libremente para realizar los puzles.

Si esto os supone una dificultad, el juego también ofrece un modo llamado “arrítmico”, que consiste en mover al personaje sin necesidad de seguir el ritmo (personalmente no lo recomendamos porque el juego pierde toda su esencia).

Mecánicas

Hay que mencionar que cada uno de los protagonistas tiene habilidades particulares. Link, al igual que Cadence, puede protegerse con su escudo para devolver proyectiles y realizar un ataque giratorio. Por otro lado, la princesa Zelda puede usar el Amor de Nayru, una barrera que proyecta a su alrededor para protegerse. También podrá lanzar pequeñas bolas de fuego que se detonan a distancia. Tanto el ataque giratorio como la barrera y la magia de Zelda consumirán una pequeña barra de vigor.

Por las distintas áreas iremos encontrando cofres con nuevas armas que mejorarán el alcance y el daño de nuestros ataques (eso sí, con normas adaptadas a la música). También habrá objetos que nos darán ventajas.

Esta mazmorra no me suena

En Cadence of Hyrule hay varios tipos de objetos consumibles: palas, antorchas, anillos y botas. Las palas mejorarán tu capacidad de abrirte camino por las mazmorras. Las antorchas mejoran la visión. Los anillos te proporcionarán habilidades especiales y las botas te concederán protección y ventajas de movimiento. También encontraremos rupias, la moneda de cambio en las tiendas.

Repartidas por el particular mapa de Hyrule habrá diversas mazmorras. Todas ellas estarán plagadas de criaturas tanto de Necrodancer como de The Legend of Zelda. Es curioso ver bokoblins, lizalfos e incluso a los temidos centaleones de Breath of The Wild al estilo A Link to the Past, un juego cuyos diseños se han logrado mantener después de 28 años nada menos.

Mazmorra

A estos enemigos tendrás que conocerlos bien y tener mucho cuidado al plantarles cara. Todos tienen diferentes patrones de movimiento que deberás descubrir si no quieres acabar por los suelos. Si por alguna razón mueres (algo que inevitablemente os ocurrirá al principio hasta acostumbraros al ritmo del juego) perderás todos los objetos y rupias que tengas en tu poder. Pero no te preocupes, puesto que antes de hacer respawn en el punto de control, podrás usar unos diamantes que irás encontrando en la aventura para comprar objetos valiosos en una tienda especial.

En este original Zelda, los puntos de control están representados por piedras Sheikah. Podremos teletransportarnos de una a otra con un laúd y viajar rápidamente entre las distintas zonas donde estén ubicadas. Además, estos puntos permitirán que un segundo jugador se una a la aventura, ya que el juego incluye un modo multijugador local.

Piedra Sheikah

Hay un aspecto muy curioso que hay que comentar de Cadence of Hyrule relacionado con las mazmorras. Y es que no serán iguales una vez que hayamos muerto en ellas y regresemos. Todas se generarán de manera procedural, lo que significa que cambiará tanto la disposición de habitaciones como las tiendas o de los enemigos y escaleras. Esto puede resultar por un lado algo molesto, pero a la hora de volver a farmear los objetos ayuda a que sea mucho más entretenido y desafiante.

Da el do de pecho contra los jefes finales

El avance en las mazmorras con jefes finales difiere un poco respecto al de las normales.  Suele ser el siguiente: llegas a un hub central, subes unas escaleras, buscas una sala llena de enemigos que se cierra cuando entras, consigues una llave al matarlos a todos, la usas para acceder a una sala con un minijefe, le vences y desbloqueas un atajo a unas nuevas escaleras a las que puedes ir directamente desde el hub central. Con lo cual, si mueres aquí no tendrás que repetir la mazmorra entera. Una vez consigas la llave del jefe final podrás entrar a su sala y enfrentarte a él.

Los jefes finales son muy divertidos y originales. Cada uno está basado en un instrumento musical y tendrá su propio patrón de ataque. Serán combates duros, pero por lo general no supondrán demasiada complicación si nos hacemos al ritmo y nos movemos correctamente.

Jefe final

Tócala otra vez, Tingle

Pero el punto fuerte de este videojuego musical es, como no podía ser de otra forma, su banda sonora. Incluye 25 remezclas de melodías clásicas de la serie The Legend of Zelda y Crypt of The Necrodancer con el inconfundible sello de Danny Baranowsky (también compositor en Super Meat Boy o The Binding of Isaac). Baranowsky ha relacionado los conceptos sonoros de ambas sagas con mucha maestría, creando una colección chiptune que suena espectacular.

Además, los temas irán cambiando en cada localización nueva que visitemos, como por ejemplo en la aldea Gerudo o el poblado Zora. También estarán presentes sonidos muy familiares para los seguidores de las aventuras de Link, como el ruido que emiten las rupias al ser recogidas o la musiquita que suena al obtener un objeto nuevo.

Aldea Gerudo

Para finalizar, tenemos que decir que Cadence of Hyrule: Crypt of the Necrodancer Feat. The Legend of Zelda es un videojuego muy original e imaginativo. Combina la estética y esa esencia de los Zelda clásicos con el fantástico sistema de juego basado en la música y el ritmo. Una mecánica usada tanto para el combate como para los desafiantes puzles que encontrarás y te forzarán a afinar el oído. En definitiva, la mezcla perfecta de ambos mundos crea un muy buen título de recomendable adquisición para todo aquel que tenga una Nintendo Switch.