Hace un tiempo me compré de segunda mano una Nintendo 64. Me acordaba de cuando iba a casa de mi amigo y jugábamos en un televisor de tubo el modo Clásico para intentar desbloquear a Ness (el cual creíamos que era Charizard) y al Pokémon Stadium intentando superar la copa Máster.

A día de hoy, casi 6 meses después, todavía no la he enchufado ni una sola vez. No tengo una televisión antigua para poder conectar los cables y tampoco tengo juegos así que prisa no me corre. No me arrepiento de la compra. Siempre tengo la idea de comprar uno o dos cartuchos y conectarla en casa de mis padres para poder revivir viejos tiempos.

La experiencia cambia con la edad

Sin embargo, si ahora hiciera eso, habría una gran diferencia: ahora sé de videojuegos. De pequeño simplemente me sentaba y me ponía a pulsar botones. Saltaba los diálogos porque no me interesaba nada y sólo quería jugar. Divertirme un rato.Detroit

Ahora aprecio los juegos más narrativos, en los que los que los creadores tienen algo que contarme. Es imposible que me hubiera gustado Detroit: Become Human hace 15 años, al igual que ahora sólo completo la historia de los Pokémon, sin rejugarlos ni hacer post-game o competitivo.

¿Qué experiencia me enriquece más como jugador?

Diría que la segunda pero porque es la que sigo actualmente. Pienso que si unos guionistas han dedicado esfuerzo para establecer esa historia con esos diálogos, mi deber como jugador es recibir ese trabajo y sacar unas conclusiones de él.

Ahora planteo otra cuestión, ¿qué experiencia es la más “correcta” a la hora de jugar un videojuego antiguo? Un emulador con teclado y ratón no otorga todo lo que se pensó en ese momento que era lo idóneo, los controles no son los mismos, ni el frame-rate ni la resolución, si se puede incluso mejorar los gráficos.pasado pokemon

En este terreno, que ya de por sí es pantanoso, hay que meter los remakes, ports y remastereds. ¿Qué situación da una mejor experiencia al jugador? Jugar a Pokémon Rojo en el emulador de la Game Boy, en la misma consola con lo que ello conlleva o jugar a su remake Rojo Fuego, el cual actualiza tipo, desbalanceos, gráficos y demás.

¿Pero y si se busca la “experiencia original”?

Sería jugar en la Game Boy normal, ¿no? En un primer momento se puede pensar eso, si no fuera por el adaptador de la Nintendo 64 que te permitía jugarlo si tenías el Pokémon Stadium. Ni los controles ni la resolución es la misma, pero prácticamente son paralelos temporalmente hablando.

Este artículo no está para buscar una respuesta a todas estas interrogantes, sino para que haya un debate pacífico en los comentarios. Por mi parte, la mejor manera de disfrutar un juego es jugar la versión más novedosa. Aunque eso no quita que se pueda disfrutar de los clásicos en emulador o, mejor, en sus respectivas consolas.

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de