Todos estamos acostumbrados a tener la vibración del mando como un elemento que refuerza un aspecto determinado del juego. Quizá ayuda a la kinestética, reforzando la sensación de un golpe fuerte. Puede que nos sirva para alguna mecánica de sigilo, vibrando más o menos en función de lo bien que lo hagamos. O puede que refuerce un sentimiento, como la angustia en una persecución.

Sin embargo, ¿qué juego introdujo la vibración primero?

En 1997, salió un accesorio para la Nintendo 64: el Rumble Park. Junto a él, salió a la venta el primer juego que podía usar la vibración, Star Fox 64. Por lo que, por definición, la consola nintendera sería la primera en traer la vibración a los videojuegos.

No obstante, ese mismo año, Sony sacaría una nueva marca de mandos que conquistarían el mercado y se harían la marca de la casa. Los DualShock fueron los primeros controles que tenían vibración per se. Poco después empezaron a salir títulos que usaban esta vibración como Crash Bandicoot, Spyro o Tekken 3.

Más tarde, ya en 2001, el mando de GameCube sí incluyó la vibración dentro de los mandos de Nintendo.

A pesar de que estos son los más famosos, hay algunos antecedentes al Rumble Pack. En 1994, desarrollaron un periférico para la SEGA Génesis llamado The Aura Interactor. Este periférico imitaba a una mochila que se podía atar a las espaldas del jugador y tenía un sistema de vibración muy primitivo. Algunas de las respuestas al periférico fueros que los efectos de sonido eran molestos y que podía causar cierto daño.

Mientras esto ocurría en el mercado casero, las arcades también querían añadir vibración para dar una sensación de fuerza a los disparos. Fue la máquina de Terminator 2 and Revolution X en 1994 las que intentaron implementarlo.

Para acabar cabe destacar el videojuego Rez, salido en 2002, junto con el periférico: The Trance Vibrator. A pesar de ser posterior al DualShock y al Rumble Pack, The Trance Vibrator fue el primer periférico dedicado exclusivamente a la vibración. Acompañó a Rez, un shooter en el que se debe disparar al ritmo de la música, en su edición especial.

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de