Los amantes de los juegos de rol de corte clásico están de enhorabuena, pues el pasado 25 de septiembre, llegó a PC un nuevo título para este inhóspito género. Pathfinder: Kingmaker es el primer juego para ordenador basado en el universo de fantasía de Pathfinder, un juego de rol con ambientación medieval.

Resultado de imagen de compañeros Pathfinder: Kingmaker

Nos encontramos ante una aventura que bebe de juegos como: “Baldur´s Gate” o “Neverwinter Nights”. Un género irresistible para los amantes del género, en el que abundará la exploración de mazmorras, mucho equipo, libertad de decisión con balanza moral incluida, así como una infinidad de misiones y lugares a los que visitar.

Lo que sin duda llamará la atención de más de uno, será el poder controlar nuestro propio reino. En Pathfinder: Kingmaker tomaremos las riendas de una pequeña región y la convertiremos en una nación fuerte y poderosa. Controlando todos los aspectos del reino, desde la construcción de nuevos edificios y nuevos pueblos, hasta la moral de tus ciudadanos, pasando por controlar nuestro poder económico.

Nos encontramos ante un título, en el que nuestras decisiones importan y mucho. Hay que leer cada conversación, ya que una interacción inapropiada puede acabar en desastre. Pero estas decisiones, importan según el sentido que le queramos dar a nuestro reino, ya que podemos hacerlo todo como queramos.

Resultado de imagen de compañeros Pathfinder: Kingmaker

No todo es oro todo lo que reluce

Sin duda nos encontramos ante un juego muy llamativo, como dato podemos controlar hasta 11 compañeros durante nuestra aventura. Sin embargo, no todo son puntos positivos, hablamos de uno de los males de la industria. El juego, como viene siendo habitual, no ha sido lanzado libre de errores, ya son varias las actualizaciones que ha recibido para resolver fallos que dificultaban jugar algunas partes del juego.

El juego presenta mucha exploración, y es magnífica, sin embargo, hay demasiados encuentros aleatorios que se acaban volviendo repetitivos y sencillos. Por otro lado, los mapas, el juego peca mucho de repetir la formula de “Dragon Age 2”: Repito un mapa una o dos veces en algunas partes y lo reutilizo.

Otro tema es el cansancio. Pathfinder: Kingmaker presenta un sistema por el que nuestros héroes necesitan descansar, pero esto ocurre demasiado a menudo. Si ya los enfrentamientos aleatorios entorpecían la exploración, esto solo suma y sigue. Pero algo que resalta y sin duda es lo peor, es que un título de estas características no venga de lanzamiento en español, como ya paso con “Divinity: Original Sin” y su secuela.

Sin más que decir, un juego que nunca estará a la altura de grandes títulos y que tiene pequeños fallos, pero que tienen fácil solución. A que jugador no le atrae una historia rica en contenido con un mapa enorme que explorar. Un imperio que levantar desde los cimientos y un mundo entero que gobernar.

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de