Hoy en The Gamer vamos a hablar de Reventure un videojuego patrio, para ser más concretos de Málaga. El primer juego del estudio Pixelatto, cuenta ya con el buen visto de varios Youtubers más que influyentes como El Rubius o Alexelcapo, que parecieron disfrutar mucho del pequeño gran juego.

Sus propios creadores describen su juego de la siguiente manera en su página de Steam. “Eres un héroe y se supone que debes hacer cosas heroicas… pero a veces se te va la pinza y haces alguna que otra locura.”

Esto sin duda, es una carta de presentación que define bastante bien el contenido ye le funcionamiento de Reventure. El juego nos permite viajar por su mundo fantástico, de manera totalmente libre. Si bien es cierto, que se nos dice al principio que nuestra misión es rescatar a la hija del rey, la princesa, pero es algo de lo que podemos pasar olímpicamente en pos del verdadero objetivo del juego; encontrar los 100 finales que esconde.

Reventure es el juego de los 100 finales reales

Con Reventure podemos morir de muchas maneras distintas, podemos ver repercusión en nuestras habilidades por cargar muchos objetos e incluso convertirnos en gato. Incluso cada vez que revivimos podemos observar ciertos cambios en el entorno que nos indican que hay cosas que han cambiado que nunca volverán a ser iguales.

Unas de ella, por ejemplo, se produce si matamos al rey. Una de esas idas de olla que comentan los creadores. Pues bien, si matamos al rey, ocupamos su puesto y seremos rey durante aproximadamente dos segundos. Después de esto alguien seguirá nuestro ejemplo y nos matará a nosotros para ser el nuevo rey.

Cuando revivamos, al volver al castillo, veremos el retrato del rey que nos cargamos un poco porque sí en la pared y al lado uno nuestro. Lo que nos marca que se ha iniciado un nuevo reinado y el “rey” que nos mató ocupará nuestro lugar durante el resto del juego. Algo que demuestra una continuidad dentro del juego y que le da un toque genial.

Si algo más hay que destacar de esta magicoaventura, es sin duda, su estética pixel que le da un toque retro y entrañable al juego. Esto además hace que las carencias en cuanto a gráficos, algo propio de estudios indies, ni siquiera importen y te puedas centrar en la diversión que ofrece el juego.

También merece un apartado especial, el humor gamberro y algo negro del narrador que conduce cada nuevo incio y final de las historias y que da un toque genial al tono del juego.

En definitiva, un juego de diez, por muy poco dinero que te divertirá.

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribirse  
Notificación de