Nintendo LABO VR

A continuación vamos a analizar las impresiones sobre Nintendo Labo VR. Comencemos por el principio. El pasado 12 de abril Nintendo se lanzó a la aventura de la Realidad Virtual (VR). Lo hizo de la mano de Nintendo Labo, una de las apuestas más innovadoras que ha hecho la compañía en los últimos años. La idea consiste en elaborar un visor VR y otros accesorios de cartón. Esto nos permite jugar a varios juegos.

Un par de semanas después, una actualización hizo compatible este visor VR de cartón con dos de los mejores juegos de Switch. Estos son The Legend of Zelda: Breath of the Wild y Super Mario Odyssey.

Impresiones sobre Nintendo Labo VR: El juego en sí

Lo primero es lo primero. Antes de empezar a jugar, debemos construir los Toy-Con. El pack básico incluye el visor VR y el desintegrador. El primero tardaremos en construirlo menos de 2 horas. Por otro lado, el desintegrador nos llevará algo menos de 4 horas.

También podemos comprar por separado otros Toy-Con. Por un lado, el elefante y la cámara. Por otro, el abanico de pie y el pájaro. Otra opción es comprar todos los Toy-Con en el mismo pack.

Una vez están construidos, es el momento de jugar. Con el visor VR podemos jugar a 64 minijuegos distintos, aunque teniendo solo el visor y el desintegrador solo tenemos acceso a 20. Son todos muy básicos y sin mucha profundidad, aunque unos son más divertidos que otros.

Por otro lado, el desintegrador nos permite jugar a dos juegos distintos. Estos son algo más complejos y profundos que los minijuegos, pero siguen siendo simples.

El Pack básico

Uno es “hipomanía”, en el que nos turnamos con otro jugador para disparar fruta a los hipopótamos. Gana el que alimente y atraiga a su zona a más hipopótamos. Aunque simple, resulta divertido competir con otro jugador.

El otro minijuego que podemos jugar con el desinegrador es “invasión”. Podemos considerar que es el juego “principal” con este Toy-Con. El juego está compuesto de 6 niveles distintos. Cada uno de ellos consta de 3 fases cortas. En ellas, el jugador avanza de manera automática. Mientras, nosotros tenemos que disparar a todos los enemigos que encontremos. Resulta bastante entretenido, pero los 6 niveles se hacen cortos.

Un aspecto negativo sería la ausencia de una correa que sujete el visor a nuestra cabeza. Por lo tanto, tenemos que sujetar el visor con las manos, algo bastante incómodo. Esto mejora al acoplar el desintegrador al visor, pues se hace más cómodo de sujetar.

Impresiones sobre Nintendo Labo VR: Mario

Cuando faltaba ya poco para el lanzamiento del kit de VR de Nintendo Labo, la Gran N soltó la bomba: el visor VR sería compatible con Super Mario Odyssey y The Legend of Zelda: Breath of the Wild. ¿Qué tal les ha sentado la realidad virtual a estos dos juegos?

Comencemos por Super Mario Odyssey. El punto más importante a tener en cuenta es que no podemos usar la VR en la partida normal. Para ello, el juego ofrece un modo concreto. En él, podemos acceder a cuatro mini-reinos distintos. Estos son versiones MUY reducidas de los mundos que ya conocemos.

Nuestro objetivo será mirar de un lado a otro para conseguir tres instrumentos distintos, que debemos entregar a los tres personajes que están en el reino. Además, el juego nos ofrece la posibilidad de ver las cinemáticas del principio y el final del juego en VR. Aunque la verdad es que esto último no aporta gran cosa.

Esta simpleza en cuanto a las acciones que podemos realizar en VR sería un punto en contra. También es un aspecto negativo los gráficos algo peores del juego en el modo VR, aunque tampoco empañan demasidado la experiencia de juego.

En definitiva, Super Mario Odyssey ofrece una buena buena experiencia VR, pero es algo limitada.

Impresiones sobre Nintendo Labo VR: Zelda

Al contrario que Mario, The Legend of Zelda: Breath of the Wild sí permite usar el visor VR en su aventura principal. Esta es la única forma de disfrutar de la realidad virtual en este juego, pues no hay modos especiales disponibles.

La experiencia es bastante peor en este juego que en Super Mario Odyssey. La peor calidad de los gráficos empaña bastante la experiencia. También es mucho más fácil marearse, siendo algo que pasa casi al instante de sumergirse en Hyrule. Además, los movimientos de cámara a veces no se corresponden del todo con la forma en la que giramos la cabeza.

En definitiva, aunque la experiencia VR que ofrece Breath of the Wild es más grande, esta tiene una calidad peor. Los gráficos y los mareos son una barrear importante para disfrutar de Hyrule en este modo.

Impresiones sobre Nintendo Labo VR: Conclusiones finales

Nintendo Labo VR nos permite disfrutar de la Realidad Virtual de una forma muy básica. Los gráficos no son los mejores, el juego es simple, puede llegar a marear y debemos sujetar el visor a la cabeza con nuestras propias manos.

No obstante, pese a todas estas pegas, es una buena manera de disfrutar de la realidad virtual. La experiencia es bastante satisfactoria si nunca has probado esta tecnología. Además, si eres fan de las manualidades, te lo pasarás en grande construyendo los Toy-Con. Este proceso es una parte importante de la diversión.

En cuanto a Mario y Zelda, la realidad virtual suma poco a los juegos. Como experiencia está bien (más con Mario que con Link). No obstante, el grueso de la diversión está en Nintendo Labo.